La Princesa y el Guisante – Cuento Infantil

Este cuento trata de un príncipe que quería encontrar una princesa genuina para casarse. Buscó por todas partes sin éxito. Pero un día una joven toca a su puerta y dice ser una princesa, así que el príncipe encontrará la forma de probarla y descubrir si es verdad que es una princesa. 

La Princesa y el GuisanteHabía una vez un príncipe que quería casarse con una princesa, pero tenía que ser una princesa genuina. Para encontrar a esta princesa, viajó por todo el mundo, pero en ningún lugar podía encontrarla. Princesas había por montones, pero el príncipe no podía estar seguro de que fueran princesas reales; siempre descubría algo en ellas que le disgustaba.

Cierta noche cayó una tormenta, hubo truenos y relámpagos, y se desencadenó una lluvia torrencial. Entonces alguien tocó a la puerta del castillo y la reina fue a ver de quién se trataba.

En el umbral del palacio apareció una joven, pero la lluvia y el viento causaron estragos en su aspecto. El agua le corría por el cabello y el vestido estaba hecho harapos, había perdido sus joyas y hasta los zapatos.

  • Exijo hospedaje pues soy una princesa—dijo la joven con tono muy airoso.

La reina dudó que la joven poseyera algún título de nobleza, pero no dijo nada y la invitó a pasar. La joven esperó en el salón real.

La reina se dirigió hacia el dormitorio de huéspedes, quitó toda la ropa de cama y puso un guisante sobre el colchón, luego colocó otros 20 colchones encima del guisante, y encima de los veinte colchones puso veinte edredones de plumas. Después regresó al salón real y señalando el dormitorio de huéspedes dijo:

  • Puedes dormir en esa habitación.

A la mañana siguiente, la reina y el príncipe le preguntaron a la joven cómo había dormido.

  • ¡Oh!, terriblemente mal — respondió la joven—. No pude conciliar el sueño en toda la noche. Solo el cielo sabrá lo que había en la cama. Dormí encima de algo tan duro que tengo el cuerpo lleno de moretones. ¡Fue horrible!

Ahora sabían que ella era una verdadera princesa porque había sentido el guisante a través de los veinte colchones y los veinte edredones. ¡Solo una princesa genuina puede ser tan sensible!

Fue así como el príncipe se casó con ella, seguro de haber conseguido lo que tanto buscaba. En cuanto al guisante, es exhibido en el museo, donde debe seguir todavía si es que nadie se lo ha llevado.

¡Y esta sí es una historia verdadera!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *